15 Cosas que no sabías sobre el Festival de cine de San Sebastián



Festival de cine de San Sebastián

Festival de Cine de San Sebastián

Video de los preparativos del festival de cine de San Sebastián.

Como todos sabéis hace pocos días se produjo el colofón de la 65 edición del festival de cine de San Sebastián con la concha de oro para “The disaster artista” de James Franco, la concha de plata a la mejor directora para Anahí Berneri con “Alanis” y “Una especie de familia” de Diego Lerman con el premio del jurado al mejor guión. Además de esto, se produjo el emotivo y merecido reconocimiento a la gran Glenn Close a toda una carrera.

Sin embargo, hoy quiero aproximarme a este festival con 15 curiosidades que seguro os sorprenderán:

Festival de Categoría A: Evidentemente es la gala de los Oscar la que acapara la mayor parte de la atención mundial, sin embargo debéis saber que nuestro festival se engloba dentro de la misma categoría. Se trata de un festival de máxima categoría (A) acreditada por la FIAPF. Tan sólo 7 festivales europeos tienen este grado.

Empezó como un encuentro comercial: Como casi todo en esta vida, la idea surge de una necesidad económica (poderoso caballero es Don Dinero). El festival arrancó en Septiembre del año 1953 como poco más que un evento organizado por comerciantes locales para atraer atención y negocio a la zona.

Estuvo a punto de ser balear: Cuidadito con el Txirimiri vascuence, debido a las fechas de organización (finales de Septiembre) y al tiempo que suele hacer en San Sebastián en estas fechas, estuvo a punto de ser concedido el festival a Palma de Mallorca.

Es con diferencia el más caro organizado en España: Aunque lejos de las astronómicas cifras de otros festivales, organizar este evento cuesta hoy del entorno de 7 millones de euros.

“En 2008 se llegó a suspender el programa del festival durante varias horas”

Una España cerrada al mundo: ¿Se imaginan a James Cameron paseando por la concha?, ¿imposible verdad?. En 1958 Alfred Hitchcock paseó por las calles de San Sebastián en total anonimato, acudía al certamen para presentar su obra “Vértigo”. Aquella España en blanco y negro estaba tan cerrada al exterior que nadie reconoció al gran maestro, impensable a día de hoy.

Alarde de poderío: Cuando el río suena, agua lleva… Esto parece cumplirse en el caso de la exageración típica de los vascos. Hasta 1967 la concha que se entregaba en el festival de cine de San Sebastián era de oro macizo.

Peleíllas de “enamorados”: En 1994, Lana Turner fue protagonista de un altercado que pudo acabar a tortas. Días antes del festival el célebre Mickey Rooney, que también figuraba en la lista de invitados, había publicado un libro de memorias en el que aseguraba haber tenido una hija no reconocida con ella. La amenaza de Turner fue clara: “Si le veo le daré un bofetón”.

“Uno de los festivales de cine que recibe la atención de todo el Mundo”

Nacimiento del “Ice Cube Challenge”: En 1982, Fernando Trueba estrenaba el clásico “’Mientras el cuerpo aguante”, película que fue duramente criticada por Diego Galán, quien a la postre acabaría siendo director del festival. El imaginativo Trueba le esperó en la entrada del teatro Victoria Eugenia portando un cubo de agua helada y un periodista que acreditara su venganza. Galán recibió el frío chaparrón de la venganza.

De pinchos por San Sebastián: En 1987, Glenn Ford se encontraba en el festival como nominado y se animó a recorrer las tabernas del lugar. Se sintió tan literalmente embriagado por la belleza, la cerveza y los pinchos de la ciudad (que por cierto, pagaba la organización) que se negó a coger el avión que lo llevaría de vuelta a casa. Finalmente tuvo que volver a la realidad.

“Zasca” a Venecia: En 2004 en el festival de cine de San Sebastián, el genial Woody Allen mostraba al mundo en primicia la película “Melinda&Melinda” en la gala de inauguración de la 52º edición del festival, esto supuso un punto de inflexión para San Sebastián, que desplazaba al ostentoso Festival de Venecia como lugar de estreno fetiche de las películas del excéntrico director neoyorquino.

Santificar las fiestas: En 2005, Willem Dafoe fue quien acudió al festival para presentar el film “La última tentación de Cristo”. Después de una intensa degustación de “chiquitos” de vino, reparó en la enorme figura de Cristo que encara la ciudad desde el monte Urgull. Asombrado y perjudicado comentó: “Vaya, aquí sí sabéis cómo promocionar mi película”. Después hubo que explicarle que no se trataba de una promoción.

“Hubo un tiempo donde un macabro destino se cebó con los galardonados en el festival”

Un respeto a “La Faraona”: En 2008 se llegó a suspender el programa del festival durante varias horas para que los invitados pudieran acudir al tradicional concurso de tiro al pichón que se celebraba durante esas fechas y que la mismísima Lola Flores ganó en alguna ocasión.

“Malditos Cenando”: En 2009. Bien entrada la noche, tras la proyección del título “Malditos Bastardos”, Quentin Tarantino y Brad Pitt cenaron en el afamado restaurante Arzak, siendo la única cena que se conoce de esta peculiar pareja.

Deja ya el móvil: ¿Cuántas veces te ha sacado de quicio que tu interlocutor esté prestando atención a su móvil mientras le hablas?. Pues bien, en 2011 el jurado Frances McDormand le quitó el móvil a Álex de la Iglesia para que dejara de twittear por un momento. Anécdota que él mismo twitteó según recuperó su teléfono.

Leyenda Negra

La maldición del festival de San Sebastián: ¿Crees en las historias de terror?, ¿y en la casualidad?. Hubo un tiempo donde un macabro destino se cebó con los galardonados en el festival:

  • 1986. Inicialmente se quiso entregar el premio a Jack Lemmon, pero su apretada agenda le impidió aceptar el reconocimiento, así que el galardón recayó finalmente en Gregory Peck, el cual fue diagnosticado de cáncer en ese mismo año.
  • 1987. Glenn Ford caía en una profunda depresión al poco de anunciársele como ganador del premio debido a la muerte de su amiga más querida amiga Rita Hemsworth, que acababa de fallecer.
  • 1988. El equipo del festival recibió la negativa de Joseph Cotten, Loretta Young, Richard Widmark y Olivia Havillan de participar del galardón, parece que la maldición ya se hace popular. Finalmente fue Vittorio Gassman quien aceptó asistir, falleciendo al poco tiempo.
  • 1989. Bette Davis recogió el premio Donostia fumando en el escenario, toda una imagen para la historia del cine. Tristemente la actriz murió una semana después.
  • 1990. Claudette Colbert semanas después de recibir el premio sufrió la primera de una serie de apoplejías que acabarían poniendo fin a su vida pocos años después.
  • 1991. Anthony Perkins moriría escasos meses después de recoger el premio.

 

Estas y tantas otras historias, anécdotas y curiosidades conforman este certamen tan especial, que veremos qué nos depara en el futuro.

Nos vemos en el cine o quizá en un futuro en el festival de cine de San Sebastián.

Hache



Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *





Puntuaciones Cinéfilos


!Subscríbete¡


Subscríbete para recibir los nuevos posts que vamos creando
Loading
add_theme_support( 'post-thumbnails' );